Probióticos: ¿Cómo actúan para mejorar tu salud?

probioticos

Los probióticos son bacterias vivas y levaduras que se encuentran presentes de forma natural en el intestino. Cuando la flora intestinal se daña, estas bacterias y levaduras descienden en número lo que supone un riesgo para la salud. Cuando la flora intestinal no está en plena forma el sistema inmunológico se resiente, la digestión se resiente y, en definitiva, toda la salud se deteriora.

Es posible mejorar la salud con probióticos que podemos ingerir en cápsulas o preparados. Al tomar las pastillas probióticas, introducimos en el intestino estas bacterias y levaduras que necesitamos y, de esta manera, regeneramos la flora intestinal contribuyendo a recuperar la salud.

¿Valen todos los probióticos por igual?

Los probióticos se han puesto de moda. Todo el mundo sabe que los probióticos son buenos y muchos quieren subirse al carro con productos que contienen este tipo de bacterias o presentando preparados alimenticios que, realmente, carecen de cualquier beneficio.

Cuando se toman probióticos no todos llegan al intestino. Por desgracia, por buenas que sean las cápsulas que los contienen, lo normal es que muchos mueran por el camino, especialmente con los ácidos estomacales. Por tanto, para asegurarse de que los probióticos hacen efecto, hay que tomar una altísima cantidad de unidades.

También es importante que se tomen diferentes cepas, ya que no todos los probióticos contienen las mismas bacterias.

¿Es lo mismo probióticos que prebióticos?

Este es otro error frecuente, ya que no son lo mismo. Los prebióticos son fibras alimenticias de las cuales se alimentan las bacterias que conforman los probióticos.

Por tanto, lo más recomendable es tomar prebióticos y también probióticos para mantener la flora intestinal siempre sana. Consumir prebióticos cada cierto tiempo garantiza que los intestinos puedan llevar a cabo sus funciones de una manera mucho más efectiva.

Cuando se lleva a cabo un tratamiento con antibióticos, por ejemplo, es frecuente que la flora intestinal se dañe ya que los medicamentos no solo matan a las bacterias malignas, sino también a las beneficiosas haciendo que el equilibrio se resienta.

Por eso, tras un tratamiento de este tipo, lo primero es tomar los probióticos para reparar la fibra y, a continuación, tomar los prebióticos para asegurarse de que se mantenga en buena salud.

Lo mismo se puede aplicar a otros factores que puedan dañar la flora intestinal. Repoblar y alimentar estas bacterias y levaduras son las claves de la salud de nuestro sistema digestivo.