Consejos para el cuidado del motor

Cuidar el motor de tu coche te permitirá tener siempre unos resultados óptimos, puesto que así le darás una mayor durabilidad al motor. Si necesitas repuestos para tu motor, la mejor opción es recurrir a un desguace asturias, porque así podrás tener repuestos de alta calidad a un precio realmente ajustado.

Sin embargo, es importante tener en consideración que existen varias formas de cuidar el motor que muchos conductores no conocen. Estas las he reunido en este post, con la finalidad de que puedas tener unos resultados óptimos y evites el desgaste innecesario.

¿Cómo cuidar el motor?

Cuidar el motor resultará realmente sencillo siempre que sigas los consejos que te traigo el día de hoy para darle una mayor durabilidad. Dentro de ellos están:

Controla las RPM

Las RPM son básicas, puesto que estas determinarán como está funcionando el motor, haciendo que se puedan tener los resultados idóneos. Los profesionales de la conducción recomiendan fijar un tope de 2500 RPM para que puedas tener siempre un rendimiento adecuado en el coche.

Exceder este límite en las RPM hará que tengas un desgaste mucho mayor en tu motor, lo que hará que tu coche dure mucho menos. Por este motivo, mantener las RPM controladas es algo básico que debes hacer para que tu coche funcione de forma óptima.

Cambia el aceite

El cambio de aceite es una reparación fundamental cuando hablamos de tener un coche, porque de este dependerá la lubricación del motor. Se recomienda que el cambio de aceite se haga bajo las indicaciones del fabricante, para tener los resultados deseados en tu coche.

Siempre será importante tener en cuenta que el cambio de aceite se realizará entre los 5.000 y los 30.000 kilómetros. Todo dependerá del año de fabricación de tu coche, y del tipo de lubricante utilizado, pero nunca debes dejar el motor sin una buena lubricación.

Revisa la presión de los neumáticos

La presión de los neumáticos es básica, en especial porque se debe evitar al máximo tener una presión inadecuada en los mismos. Una presión que no es la correcta hará que se produzca un mayor esfuerzo por parte del motor y por consiguiente un desgaste mucho mayor.

En todo caso, se recomienda revisar la presión por lo menos una vez cada 15 días, para asegurarse de que cumple con los parámetros ideales. Si no es así, se debe ajustar la presión para tener los resultados óptimos y un desplazamiento más suave.