Como se cambia un neumatico pinchado

Es de vital importancia tener en cuenta que un clavo puede jugarte una mala pasada, por lo cual debes tener en cuenta que necesitarás saber cambiar un neumático. Sin embargo, para conseguir los mejores repuestos te recomiendo: eurodesguaces europa, porque allí encontrarás los repuestos más baratos y de la mejor calidad.

En todo caso, no importará si tienes tus neumáticos en buen estado, porque en cualquier momento estos se podrán pinchar. Para ello me he dado a la tarea de preparar este post, con la finalidad de que puedas saber los pasos para hacer el cambio de una rueda.

Pasos para el cambio de una rueda pinchada

A pesar de no ser un proceso complejo, lo mejor es tener ciertas precauciones que te permitirán hacer el proceso de una forma exitosa, como son:

Asegura el coche

Antes de comenzar con el proceso debes asegurarte de que el coche se encuentre aparcado en un lugar seguro. Lo más recomendable es que el coche esté fuera de las vías, y en un lugar lo más plano posible para que el coche no se vaya a resbalar cuando lo subas en el coche.

En todo caso, también debes asegurarte de colocar diferentes elementos de seguridad en tu coche, como el triángulo y las luces de emergencia. Si es de noche, se recomienda el uso de un chaleco reflectivo.

Quita la rueda pinchada

Debes asegurarte de que aflojes levemente las tuercas de la rueda pinchada antes de subir tu coche en el gato. En ese momento, se debe subir el coche con el gato para que puedas quitar el neumático que necesitas cambiar.

Cuando el coche esté lo suficientemente elevado, será el momento de proceder a retirar las tuercas de la rueda. En este punto, asegúrate de bajarla y colocarla debajo del coche junto al gato para evitar accidentes en caso de que este falle.

Coloca el neumático de repuesto

Será el momento ideal para ir por el neumático de repuesto, y colocarlo en su sitio con las tuercas que quitaste del otro neumático. Asegúrate de fijar el neumático lo más fuerte posible, para luego poder bajar el coche hasta el suelo sin ningún tipo de problema.

Sin embargo, cuando el coche ya esté en el suelo, será indispensable que aprietes nuevamente las tuercas con toda tu fuerza. Esto te evitará cualquier tipo de accidente, logrando de esta forma tener un neumático completamente fijado sin que tu rueda se vaya a salir mientras andas.