Abrir un negocio en el centro

etiquetas-autoadhesivas.es

Después de pensarlo largo y tendido, después de barajar todas las posibilidades, despees de hacer una lista con los pros y los contras, después de meditarlo mucho y más, he decidido abrir mi propia tienda en el centro. Teniendo un local en el centro es de locos no sacarle un buen provecho y como yo en la actualidad no tengo trabajo he pensado que me interesaría montar mi péquela tienda de alimentación, que buena falta hace una en esta zona en la que solo hay grandes supermercados.

Ya casi lo tengo todo, los permisos, los pagos realizados y un montón de estanterías para colocar los productos. En estas estanterías hay un hueco específico para colocar las etiquetas adhesivas con la descripción del producto y su precio, así los clientes están informados de todo con solo echar un pequeño vistazo. También voy a vender chuches y pan recién horneado por lo que tengo asegurado el euro que le dan los abuelos a los nietos los domingos o la barra de pan de los que pasan por la puerta, creo que puede funcionar, y muy bien ya que está situado en un lugar privilegiado, en una calle muy céntrica en la que todo son comercios y al fondo hay una gran plaza en la que muchos pasan las tardes al sol.

Por muy poco que venda, ya solo por no tener que pagar un alquiler, todo serán beneficios, además como lo voy a trabajar yo, me ahorro un sueldo extra para un trabajador o trabajadora. Si con el tiempo el negocio prospera, los beneficios son muchos y la clientela fija no falla, cabe la posibilidad de contratar a alguien que me eche una mano por las tardes o los fines de semana para poder descansar yo, pero de momento soy la persona que va a estar allí muchas horas al día, desde por la mañana hasta por la tarde y los fines de semana también.

Es un trabajo muy sacrificado, no por el esfuerzo que hay que hacer si no por las horas que requiere pero es que menos no es rentable, debe de estar abierto en las horas en las que la gente puede necesitar un poco de sal o el pan de la comida, debo de estar allí siempre que un niño quiera una bolsa de gusanitos o haga falta papel higiénico.